Queridos monstruos(cuentos)

Mis Queridos Monstruos


Elsa Borneman

Extraño Amor

Mila era una niña que vivía en un pequeño pueblo, de Argentina. Su mejor amigo era Chacho, su vecino, quien en secreto estaba enamorado de ella y que cuando se le comunicó que su “amorcito” se iba a cambiar de casa, a Buenos Aires, se puso muy triste y decidió aprovechar estas ultimas semanas que les quedaban juntos, al máximo. Fue así como empezó a seguirla en secreto a sus paseos por el monte donde ella hacia unas de las cosas que más placer le producían, silbar, y ahora que su madrina le había regalado una maquina fotográfica, eran mas entretenidos estos paseos por el monte.

Un día Sábado en el que Chacho no la siguió debido a que este, debía ir a un casamiento y se fue del pueblo durante tres a cuatro días (por supuesto él no quería ir, ya que significaba perder su preciado tiempo con Mila), ella sentada en uno de los árboles del monte, empezó a silbar melodiosamente, y para sorpresa de ella una boa esmeralda que se hallaba en el árbol, quedó como hipnotizada mirándola, Mila, aprovechando la situación empezó a sacarle fotografías y al día siguiente cuando Mila volvió al mismo lugar empezó a esperar a la serpiente pero esta no apareció, mientras esperaba llegó un niño que le dijo que se llamaba Silvestre, que era pastor y que empezó a conquistarla con su simpatía, era un niño de lindos ojos pero con la extraña costumbre de estar todo el tiempo mascando unas raíces pero claro para Mila esto no tenía importancia y mientras pasaban los días y ellos se seguían citando en el monte para verse de nuevo, se sentía cada vez más atraída por Silvestre, y ambos sabían que se habían enamorado el uno del otro.

Cuando llegó Chacho el jueves y la fue a buscar al monte y la vio con este otro niño, los celos lo invadieron y cuando volvió Mila a su casa estaba él en la puerta y la reto mucho, ella no entendió porque se había enojado tanto y aunque este enojo con su mejor amigo la apenó mucho, el insomnio de esa noche no lo produjo esto si no la preocupación de que le tendría que decir a su amado Silvestre que ella se iría de la ciudad, y ella no sabía como el iba a reaccionar.

Al día siguiente le comunicó la noticia a Silvestre quien la abrazo a mientras escupía las raíces que mascaba, entonces Mila comprendió que iba a besarla, la abrazo de una forma muy fuerte pero mientras la besaba se fue convirtiendo rápidamente en una boa color esmeralda, la misma que ella había fotografiado, y que ahora se le estaba enrollando alrededor del cuerpo y ante la cual no tenía defensa alguna. Se sintieron dos disparos, Mila y la boa cayeron al pasto fuertemente unidos ....Al momento siguiente se encontraba en el hospital muy confundida luego le explicaron todo, Chacho celoso la había seguido sin que ella se diera cuenta, pero con la excusa de ir a cazar por lo que llevo la escopeta y cuando vio la extraña escena le disparo a la boa salvándole la vida a Mila.

Sin duda el amor de ella y el del pastorcito fue un extraño amor.


El malo de la película


Wali Berenson era un hombre realmente talentoso, parecía un poco loco quizás por ese extraño habito de andar vestido siempre como fraile franciscano, tan buen mozo y con la capucha puesta impidiendo que se le viera bien la cara. A la empresa Bulkino (la más importante de películas del país) le fascino el libreto “El malo de la película” creado por Wali, su excelente actuación, donde fingía una excelente voz terrorífica, y el excepcional maquillaje preparado por él mismo y que realmente asustaba. Sin perder tiempo los de Bulkino lo hicieron firmar un contrato de filmación por el que le pagaron una muy buena suma y a los tres meses “El malo de la película” se estrenaba en los mejores cines del país.

En el ídolo de multitudes se transformó Wali Berenson, de la noche a la mañana se hizo multimillonario, hicieron muñequitos de acción con su película y luego vino la serie, una extensión de “El malo de la película”donde su compañera sería Dinka Rod en reemplazo de la antigua que no pudo trabajar en la filmación de la serie por estar contratada por otro canal.

La chica se empezó a sentir atraída por Wali y él también por ella pero el no debía enamorarse y empezó a evitar todo contacto con ella. Esto hacia sufrir mucho a Dinka y un día le escribió una carta en la que le preguntaba a Wali por que la trataba así y en esta le confesaba su amor por él, le pedía que se lo explicara cara a cara o al menos en una carta. Luego de leerla Wali se armo de valor y la invitó a cenar en su casa.

En la mesa con el más grande dolor en el alma Wali le explico por que no se le acercaba, le dijo que era porque se había dado cuenta que ella no lo veía como amigo, y por que no quería hacerle daño había estado evitandola, pero lo más importante que no la amaba. Cuando vio que ella comenzaba a llorar, él no aguanto mas y de golpe se paró de la mesa y se dirigió a su cuarto donde empezó a sollozar por el gran dolor que sentía en su corazón ( ya que él la amaba profundamente), él siempre cerraba con llave cada vez que estaba allí, pero esta vez lo olvidó.

Dinka se dirigió a la habitación del joven para despedirse, y cuando abrió la puerta ahí estaba el acostado sollozando y con la capucha descubierta..... Dinka gritó y asustada empezó a gritar ¡Wali es un monstruo! ¡tiene dos caras! Ninguno de los criados de Wali le creyó hasta que él se acerco y con ambas caras hablando a la vez contó su historia de cómo había sido recogido y ayudado por los frailes franciscanos hasta que él pudo emprender su carrera y luego de haber conversado, con tristeza se retiró a su habitación y antes de que los demás llegaran se oyeron dos disparos al unísono

Con la piel de gallina


En Santa Helena veraneaba la familia de Lucien. Él y Franco (su mejor amigo)

decidieron ir aun carnaval que duraría cuatro días en el llamado BAR-BAR-OOOH al que se iba disfrazados y ellos fueron vestidos de jeques. En esta fiesta conocieron a dos hermosas mellizas Valda y Leira de las que a pesar de que andaban siempre con su tía y siempre se tenían que retirar poco antes de las doce, ambos se enamoraron, Lucien de Valda y Franco de Leira.

Terminado el cuarto día del carnaval luego de que ellas ganaran el concurso por el mejor disfraz, Franco y Lucien se decidieron a seguirlas para saber donde vivían pero para su sorpresa ellas entraron al cementerio y así se dieron cuenta que en verdad sus doncellas estaban muertas.

El loco de la patada


Siripo vivía junto a su abuela en la villa “La fin del mundo “ en una miserable vivienda, ese día parecía ser el día de suerte de Siripo había encontrado unos hermosos mocasines marrones justo de su talla y bastante comida en el basurero. A la mañana siguiente amanecieron tres hombres muertos por una patada en la zona de la mandíbula inferior en la villa “la fin del mundo”y durante la siguiente semana siguieron habiendo mas muertes, en el octavo día la tragedia calló sobre la familia de un amigo de Siripo, el Negro Ordóñez, quien luego de esto se unió en su persecución a la mañana siguiente aparecieron mas atacados y entre estos el mismísimo Negro Ordóñez, pero este no había muerto y cuando se recuperó pudo contarle a los policías que era lo que atacaba y lo que les dijo fue que un par de mocasines sin cuerpo pero si con pies le habían pegado y con tristeza admitió que el sabía de quien eran estos zapatos.

Fue entonces cuando sucedió la peor tragedia en casa de Siripo y de su abuela, los policías se llevaron a Siripo a la cárcel, pero lo más extraño estaba recién por suceder resulta que mientras Siripo se encontraba encarcelado en la noche sucedieron dos asesinatos más y a la mañana siguiente los zapatos del niño estaban llenos de sangre.

Esa noche tomaron otras medidas guardias defenderían la villa mientras que otros vigilaban al niño mientras este dormía. Entonces sucedió que los pies con los mocasines, se salieron del cuerpo, y aunque trataron no pudieron agarrar a los mocasines.

Cuando Siripo se despertó ya no tenía pies y fue como si hubiera nacido sin ellos porque ni le dolía. La comunidad ante la triste causa reunió fondos para Siripo y su abuelita con los que se le pudo hacer una prótesis al niño y la abuela pudo tener un quiosco. Encuato a los mocasines nunca más se supo de ellos.

2 comentarios